LO QUE HACE QUE RÍO SEA ESPECIAL

LOS CARIOCAS

Como ha definido el escritor de Minas Gerais Fernando Sabino: “carioca, como se sabe, es un estado de ánimo: lo de alguien que, habiendo nacido en cualquier parte de Brasil (o del mundo) vive en Río de Janeiro y llena de vida las calles de la ciudad.” El carioca es relajado, espontáneo, natural.

Aplaude la puesta del sol en la playa, se baña con la manguera en la terraza, se enamora de la música, del cine, de las artes y de la fotografía. Charla en el bar, frecuenta las ruedas de samba y, principalmente, practica la manera carioca de ser de forma incondicional.

UNA DE LAS MAYORES FORESTAS URBANAS DEL MUNDO

Existe una foresta tropical, en el medio de la ciudad, llamada Foresta de Tijuca. Con más de 4.200 hectáreas, allá es posible entrar en contacto con una vegetación impresionante, lagos, fuentes, sitios históricos, y también sorprenderse con las más de 200 especies de aves y otros animales como los monos capuchinos, los agutíes y el zorro cangrejero.

Otros destaques del lugar son las diversas sendas, caminos pintorescos y miradores con un escenario deslumbrante que encanta con tanta belleza y riqueza cultural.

FEIJOADA & CAIPIRINHA

Samba, caipirinha y feijoada es una de las combinaciones más cariocas, y deliciosas, que existen. Para quienes no conocen, la feijoada es un tipo de guiso de frijoles negros hecho con diversos tipos de carne de cerdo y de buey, normalmente acompañado de arroz, farofa (harina de mandioca sazonada y tostada), col rehogada y naranja en rodajas.

Ya la caipirinha, el cóctel más famoso del país es el más pedido por quienes visitan la ciudad, es hecho con cachaza, limón-tahití con cáscara, azúcar y hielo. No hay error, solamente tienes que experimentar para enamorarse.

Circo Voador

Junto a los Arcos de Lapa y el punto de encuentro de todas las tribus y sonrisas sonoras de la ciudad, el Circo Voador sigue creando noches históricas en el escenario musical de Río de Janeiro como nunca ha dejado de hacer. Una de las casas más amadas y respetadas de Brasil, “la nave” ha sido el escenario de conciertos inolvidables en la década de 90 y la responsable por los primeros pasos de innúmeras bandas de rock como Legião Urbana y Os Paralamas do Sucesso.

Actualmente, además de memorables conciertos, el Circo también ofrece una extensa programación de festivales, eventos culturales y proyectos sociales direccionados a la educación.

POSTO 9 (puesto 9)

El Posto 9 (puesto 9) es famoso por atraer gente joven, bonita, y por sus eternas “chicas de Ipanema” que desfilan por la acera. Bajo la puesta del sol más querida de los cariocas, el clima es de encanto, relajación y libertad.

La belleza es tanta que la costumbre de aplaudir los últimos momentos de sol, tradición de verano del Arpoador de Leblon, viene desde finales de los años 50, encantando los habitantes y turistas que pasan por el lugar. La fecha de nacimiento de este rito es incierta, pero la costumbre es tan popular entre los habitantes que se ha convertido en un hito de la manera carioca de ser y su pasión por el sol, el cielo y el mar.

MATE Y GALLETAS GLOBO

"Olha o mate, olha o biscoito Globo!" (“¡Mira el mate, mira las galletas globo!”)
La clásica frase es dicha diariamente por los vendedores de una de las tradiciones más sabrosas de la ciudad. El mate de galón y las galletas Globo están presentes en las arenas de Río de Janeiro hace casi 40 años, cuando ha surgido el primer vendedor en Copacabana, “Seu Zé”.

Actualmente, declarados Patrimonio Cultural de la Ciudad, los vendedores siguen refrescando habitantes y turistas con los galones heladísimos de mate natural (té helado de yerba mate) o con limón, acompañados de la galleta salada Globo. Una delicia.

ARQUITECTURA

Aplaudida en todo el mundo por la riqueza de sus trazos e influencias que remontan a diferentes conceptos y periodos históricos, la arquitectura de Río de Janeiro mezcla la herencia de los proyectos coloniales portugueses, la vanguardia colectiva modernista y la exuberancia estética contemporánea por toda la ciudad.

Es posible encontrar edificios seculares como el conjunto arquitectónico de Praça XV, el amplio Museo de Arte Moderna y mega construcciones futuristas como el Museo do Amanhã – ejemplos deslumbrantes de la multiplicidad cultural y estética que hace que los habitantes y turistas se encanten por las calles de la ciudad maravillosa.

LOS BAILES

Nacidos en las periferias urbanas, los bailes funk y charme han conquistado los corazones y los pies cariocas de la Zona Norte a la Zona Sur. Los ritmos electrónicos generan fiestas y polémicas en la ciudad: con letras hablando de bailes, erotismo y bromas, el ritmo funk es por ley un movimiento cultural y ha ganado el mundo con su energía, transformando los bailes en puntos turísticos y de encuentro de personas.

No hay misterio: con una cerveza helada y los amigos reunidos, lo importante en los bailes es divertirse, bailar los pasos característicos y, por supuesto, ir hasta el suelo.

  • Lo mejor de los bailes.

BLOCOS DE CALLE

En el carnaval carioca la fiesta es de todos, en todos los lugares y a todo momento. Pierrot y Colombinas (personajes del carnaval) van a las calles con mucha folía, alegría y samba semanas antes (y también después) de la fecha de inicio oficial del Carnaval.

La diversión reúne gente de todos los rincones del mundo y forma una de las fiestas más populares del planeta: sin escenario, las verdaderas estrellas son los foliones y todo su empeño en hacer de estos pocos días de fiesta los más felices del año.

  • Blocos imperdibles.

BERÇO DO SAMBA (La cuna de la samba)

“Quem não gosta de samba, bom sujeito não é. É ruim da cabeça ou doente do pé.”
(a quien no le gusta la samba, buena persona no lo es. Está mal de la cabeza o enferma del pie) - Dorival Caymmi
La samba es reconocida como la música popular de Brasil, y Río de Janeiro respira samba por los rincones de la ciudad. Algunos bares ya son famosos por hacer una samba en vivo bien bonita, como el “Trapiche Gamboa” en el barrio de Saúde, el “Carioca da gema” en Lapa, el “Bar Semente” en Lapa, el “Boteco do Carvalho” en Botafogo, el “Beco do Rato” en Lapa, y la “Casa Rosa” en Laranjeiras. Pero si quieres participar de una auténtica manifestación musical carioca, vete a una rueda de samba.

Ellas suceden en clubs, bares y algunas hasta mismo en el medio de la calle. Los músicos se reúnen alrededor de una mesa, y producen un ritmo inolvidable. La Samba do Trabalhador, que sucede en Renascença Clube, en Andaraí, es una de las ruedas de samba más famosas de la ciudad. Otras ruedas imperdibles son las de Samba do Ouvidor en Centro, y la Samba da Pedra do Sal, que sucede todos los lunes, donde los sambistas se presentan sin micrófono y tocan la samba de raíz.